Que es el bullying escolar y sus causas


 

El bullying o la intimidación es cuando alguien, o un grupo de personas, daña repetidas e intencionalmente a otra u otras personas. Generalmente es un comportamiento negativo no deseado, ya sea verbal, psicológico o físico, conducido por un individuo o grupo contra otra persona (o personas) y que se repite a lo largo del tiempo pero siempre debemos tener algunos consejos importante para esas personas que viven este acoso dia a dia, NO ESTAS SOLO!



Algunos de los actos de bullying sería colocar un mensaje, una imagen o una declaración pública directamente ofensiva o hiriente hacia una persona o grupo de personas, puede suceder en un sitio de red social u otro foro público donde ese mensaje, imagen o declaración puede ser visto y/o repetido por otras personas, también se considera comportamiento intimidatorio.

La intimidación puede ocurrir a cualquier edad, en cualquier ambiente y puede ser de largo o corto plazo. Para que un acto se considere intimidación o bullying, debe cumplir ciertos criterios. Esto incluye la intención hostil, el desequilibrio de poder, la repetición, la angustia y la provocación.

La intimidación puede tener un amplio espectro de efectos en un estudiante, incluyendo la ira, la depresión, el estrés y el suicidio. Además, el acosador puede desarrollar diferentes trastornos sociales o tener una mayor probabilidad de participar en actividades delictivas.

Si existe la sospecha de que una persona está siendo intimidada o es un brabucón, hay signos de advertencia en su comportamiento. Hay muchos programas y organizaciones en todo el mundo que brindan servicios de prevención del acoso o información sobre cómo las personas pueden lidiar si han sido intimidados o están sufriendo de ataques de bullying.

Te puede interesar ¿que es la depresión?

Tipos de bullying


El bullying puede tomar diferentes formas, puede ser un ataque físico, emocional o verbal. Las personas que cometen bullying a menudo hacen esto para ganar un sentido de poder sobre las otras personas que están intimidando, estas a su vez comienzan sentirse tristes, asustados o solos.


La intimidación o bullying puede ocurrir entre personas cara a cara, o puede tener lugar en línea por Internet, como por ejemplo, a través de redes sociales o foros públicos. A menudo el bullying comienza cuando los acosadores se burlan o eligen molestar algo sobre alguien que es diferente.

Esto podría tratarse de su apariencia física, como por ejemplo, el color de su piel o quiénes son como personas, sus notas o su desempeño en la escuela o qué tan buenos o malos son en algo como un deporte o actividad escolar.

El acoso verbal es cualquier declaración difamatoria o acusaciones que causen angustia emocional indebida a la víctima. Cuando el acoso se lleva a cabo en línea por Internet se llama acoso cibernético o cyberbullying. Esta forma de intimidación se ha vuelto mucho más popular y común en las nuevas generaciones, ya que muchos más jóvenes tienen teléfonos móviles y computadoras de lo que solían hacerlo.

El acoso sexual es cualquier intimidación, ya sea físico o no físico, que involucra la sexualidad o el género de la víctima, en esta ocasión la sexualidad se utiliza como un arma para dañar a la víctima.

¿Que es el bullying físico?


El acoso directo es un ataque relativamente abierto a una víctima que es de naturaleza física y/o verbal. El acoso indirecto es más sutil y más difícil de detectar, pero involucra una o más formas de agresión, incluido la exclusión social intencional, difundir rumores para difamar a la víctima, hacer gestos o faltas de respeto a sus espaldas y manipular amistades u otras relaciones.


El acoso físico es cualquier contacto físico no deseado entre el acosador y la víctima. Esta es una de las formas de bullying o intimidación más identificables. El acoso emocional es cualquier forma de intimidación que causa daño a la psique y/o bienestar emocional de la víctima.

·         Luchas o peleas.
·         Novatadas.
·         Toques inapropiados.
·         Patadas.
·         Bromas.
·         Tirar del cabello.
·         Golpes o puñetazos.
·         Empujes en público o privado.
·         Burlas.
·         Miradas amenazantes
·         Cosquillas indeseables.
·         Usar objetos como armas cerca de la víctima.

Causas del bullying


Muy a menudo, los acosadores sufren de baja autoestima y falta de confianza en sí mismos mental o físicamente, también es común que pueden sufrir violencia en el hogar. En otros casos, las tendencias acosadoras pueden estar reaccionando a cambios dolorosos en sus vidas, por ejemplo, el duelo de una muerte en la familia o amigos cercanos o el divorcio de sus padres o representantes.

Es posible que quieran llamar la atención o tener el control al realizar este comportamiento acosador. Si cree que su hijo o alguien que usted conoce y de quien está siendo responsable, si cree que puede ser un acosador o cree que puede tener malas conductas hacia sus compañeros, es importante reconocerlo, reportarlo y ayudarlo a manejarlo.

Debería hablar con el maestro de la clase sobre la persona y el comportamiento que este está reflejando, ya sea de intimidación o de víctima, también infórmese de qué y cómo se podría cambiar la situación.

Como prevenir el bullying


Los estudios han demostrado que los programas anti-intimidación establecidos en las escuelas con la ayuda de los profesores y del personal empleado, han demostrado reducir la intimidación y los casos de bullying en las escuelas. Las incidencias de acoso escolar se reducen notablemente cuando los mismos estudiantes desaprueban el acoso y la victimización.

 Medidas como instruir y aumentar la conciencia de las personas ante la situación, enseñar sobre tolerancia, cero peleas, o ubicar a estudiantes con problemas en el mismo grupo o aula son en realidad ineficaces para reducir la intimidación.

Los métodos que son más efectivos incluyen: aumentar la empatía hacia las víctimas; adoptando un programa que incluye maestros, estudiantes y padres; y hacer que los estudiantes se involucre y lideren los esfuerzos contra el acoso.

El éxito de estas medidas está más asociado con las enseñanzas e intervenciones iníciales a una edad temprana, la reevaluación constante de los programas para asegurar la efectividad y el hecho de que algunos estudiantes con problemas simplemente tomen clases en línea por Internet para evitar las agresiones en la escuela.

La intervención de adultos, maestros, padres y representantes es generalmente necesaria. El comportamiento de intimidación debe confrontarse de inmediato o se volverá regular y empeorará. Si usted cree que alguien cercano está siendo intimidado oes victima de bullying, debe brindarle oportunidades para que hable con usted o pida ayuda las autoridades competentes.

Podría tomar tiempo para que esta persona reúna el valor para defenderse, pero si envía un mensaje claro de que la intimidación es inaceptable y no tiene que continuar, con el tiempo, la persona que está siendo victimizada puede confiar en usted lo suficiente como para contarlo. Si cree que su hijo está siendo intimidado, debe hablar con el maestro de la clase o el director.

Si, por algún motivo, el personal de la escuela no puede o quiere resolver el asunto del bullying o intimidación, puede informar lo que está pasando a las autoridades legales de la escuela para que se tomen medidas de lo que está pasando y le presten atención.

El departamento estudiantil es legalmente responsable del funcionamiento diario de la escuela y tiene el deber de cuidar a los alumnos asistentes de la escuela, este departamento también puede asesorarlo sobre cómo proceder con una queja a la policía o emergencias si es necesario.

Consecuencias del bullying


Las reacciones de una víctima de bullying, a corto plazo de sufrir intimidación y acoso, puede llegar a sentirse deprimida, ansiosa, enojada, desarrollar estrés nervioso excesivo, impotencia, sentir como si su vida se hubiera derrumbado, soledad, desconfianza hacia otras personas, desarrollar una caída significativa en el rendimiento escolar o desarrollar tendencias suicidas.

Las reacciones de una víctima de bullying, a largo plazo, implica que pueden llegar a sentirse inseguros, carecer de confianza en sí mismos y en los demás, exhibir una sensibilidad o nerviosismo extremo hacia sus alrededores o desarrollar una enfermedad mental como la psicopatía, el trastorno de personalidad evitativo. También pueden desear venganza, a veces llevándolos a atormentar o hacer bullying a otros a cambio.

La ansiedad, la depresión y los síntomas psicosomáticos son comunes entre los agresores y sus víctimas. Se observan más adelante en la vida de estos dos participantes, el abuso de alcohol y otras sustancias.

Se sabe que las personas que sufren depresión se sienten mucho mejor cuando hablan con otros sobre ello, pero las víctimas de bullying o miedo a la intimidación no pueden hablar con otros sobre sus sentimientos por temor a ser intimidados, lo que puede empeorar su depresión.

En el corto plazo, ser un espectador o testigo de comportamiento agresor y reacción de la víctima, la persona puede producir sentimientos de ira, miedo, culpa y/o tristeza al no poder hacer nada o lo suficiente debido a la situación.

Los espectadores que son testigos de victimizaciones repetidas de sus compañeros o incluso familiares pueden experimentar efectos negativos similares a los propios niños victimizados.

Si bien la mayoría de los brabucones, a largo plazo, crecen hasta ser adultos emocionalmente funcionales, muchos tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno antisocial de la personalidad, que está relacionado con un mayor riesgo de cometer actos delictivos (incluida la violencia doméstica).

Entradas populares