Consejos para la salud bucal del adulto



La cavidad oral o bucal, también conocida como boca es una de las partes más importantes del organismo, debido a que por medio de esta abertura se ingieren los alimentos y se mastican, dando así el primer pasó del proceso digestivo. La boca es el inicio del aparato digestivo, está compuesta por los dientes, lengua, paladar, encías, nervios, amígdalas, membranas y glándulas salivales, y externamente por los labios y mejillas.

Como una de las partes más relevantes del cuerpo humano, su cuidado y tratamiento deben ser de la misma importancia. Los dientes y la lengua son muy susceptibles a enfermedades e infecciones, la caries es el padecimiento más común que afecta a los dientes, lo que en muchas oportunidades representa un tormento para quienes lo padecen.


Cuidado de los dientes


Los dientes es uno de los aspectos más representativos del rosto, una buen sonrisa es de gran importancia tanto por la apariencia física, como la salud. No solo se debe darle relevancia a lo estético, el alineamiento, blanqueamiento o tamaño; también de debe recalcar la importancia de cada una de las piezas, molares y premolares que componen la dentadura.

La función principal de los dientes es la masticación, que consiste en triturar y disolver los alimentos hasta volverlos una masa de textura suave con ayuda de la saliva para que puedan transitar sin problema alguno por el resto del aparato digestivo.

La dentición decidua comúnmente denominada dientes de leche es el primer conjunto dentario que posee el ser humano, su brote se comienza a desarrollar a partir de los 6 meses de edad en adelante. Hasta los 6 años aproximadamente, cuando el niño comienza a tener los decesos de estos dientes.


A partir de los 6 años en adelante comienza a emerger la dentición permanente o también llamados dientes secundarios, que están compuestos por un conjunto en total de 32 piezas dentales: 8 dientes incisivos, 4 caninos, 8 premolares y un total de 12 molares.

Esta dentadura es la más delicada e importante porque  se supone que estas piezas dentales deberían de acompañar al ser humano en el transcurso de nuestras vidas, y a diferente de los dientes de leche, luego de extraer algún diente permanente, este no será sustituido por medios naturales nuevamente.

Cómo debemos cuidar los dientes y boca

 Así como cualquier otra parte de nuestro organismo, la boca requiere de sus cuidados especializados únicamente para esta parte del cuerpo y así evitar nefastas consecuencias y complicaciones que pueden surgir más adelante si no se le brinda la atención adecuada a la boca y los dientes.

Es importante educarse en cuanto a este tema, conocer y practicar los hábitos que permitan tener una salud bucal plena, a continuación se presentan algunos consejos  para conseguirla:
La alimentación: Aunque parezca un poco irrelevante,  muchos de los problemas bucales de originan a causa de la mala alimentación que las personas tuvieron en los primeros años de la infancia.  En muchos casos los niños superan el periodo de amamantamiento recomendado por los especialistas y se abstienen de consumir leche completa o suplementos  lácteos recomendados para los bebes.

Ya que durante ese tiempo, es importante consumir alimentos ricos en calcio como la leche, quesos, yogurt, frutos secos que aporten un proporcionado nivel de calcio al organismo para que al momento de emerger los dientes, sean fuertes y resistentes.

No solo en la infancia si no a lo largo de nuestras vidas; ya la personas adultas puede continuar ingiriendo calcio a pesar de no consumir leches o lácteos, alimentándose con frutos secos, nueces, almendras, avellanas , el pescado específicamente la sardina es un alimento con un alto contenido de calcio, entre otros nutrientes que son beneficiosos para el cuerpo humano.
Prevenir el consumo de cigarros, tabacos, bebidas gaseosas, alcohólicas y alimentos con un altísimo porcentaje de azucares.

En el caso de las mujeres debido a los cambios hormonales que sufren durante la menstruación, embarazo y posteriormente al comenzar la menopausia, así como también aquellas que usan píldoras anticonceptivas, tienen una probabilidad más acentuada de  generar ciertas enfermedades bucales, debido a los fluctuantes cambios en los niveles de las hormonas, las encías y dientes se ven afectados.

La osteoporosis por ser una enfermedad que afecta el sistema óseo, también tiene relación con los huesos mandibulares, haciendo que la densidad del hueso mandibular descienda y causando la perdida de las piezas dentales.

Cepillar los dientes al menos 3 veces al día entre cada comida, con alguna pasta o crema que sea rica en fluor de manera correcta incluyendo encías y lengua. Hacer de esto un habito ya que después de cada comida y cierto tiempo entre los dientes y muelas se acumulan alimentos que generan bacterias que causan caries, esta enfermedad aparece cuando el esmalte dental se lesionada bien sea por la mala higiene y la falta del cepillado o el contenido de azúcar en los alimentos ingeridos, si no son tratadas a tiempo son dolorosas y molestas.

 Usar el hilo dental después del cepillado se recomienda para ayudar al cepillado a deshacerse de los restos de comida que se encuentren entre diente y diente, ya que muchas veces el cepillo dental no logra con eficiencia eliminar por completo los residuos de alimentos.

 Usar enjuague bucal luego del cepillado para complementar la limpieza bucal ya que además de los dientes, también limpia las encías y lengua donde suelen acumularse gran cantidad de placa bacteriana.
Beber una buena cantidad de agua y evitar la resequedad de la boca, producir salivación es importante para mantener el esmalte de los dientes fuerte.

 Visitar al odontólogo por lo menos 2 veces al año, para que realice una revisión bucal, no es necesario recurrir al dentista exclusivamente cuando la carie o la patología se ha hecho visible y molesta. Lo contrario se recomienda la visita al especialista para evitar estos problemas.

Importancia del cuidado de los dientes

Como toda enfermedad o padecimiento, las enfermedades bucales si no son tratados a tiempo pueden complicarse y generar un problema mayor, es por eso que se aconseja en caso de ya padecer algunas de estas afecciones ser tratadas a la brevedad posible por un especialista.

Las caries si no son tratadas a tiempo, se vuelven profundas y dolorosas, llegando al nervio y comprometiéndolo lo cual lo vuelve más delicado, puede generar abscesos y en caso de que el estado del diente se encuentre demasiado deteriorado, se recurre a la extracción de la pieza, lo cual a la larga genera problemas mayores.
Cada pieza dental debe de hacer oclusión con sus antagonistas, cuando un diente está ausente, las demás piezas se mueven y ocurre irregularidad en la oclusión.

Evitar que las infecciones como la gingivitis y la periodontitis avancen, ya que las encías de inflaman, enrojecen y en muchos casos sangran, se vuelven débiles y causa la perdida de piezas. Estas enfermedades suelen ser  las más comunes.
La halitosis también conocida como el mal aliento es un padecimiento que casi el 100% de la población se ve afectado en algún momento de sus vidas, pero el problema ocurre cuando esta se hace permanente ya que indica que hay algún problema bucal o estomacal más delicado. Además suele ser muy desagradable en público.

El cáncer bucal suele ser uno de los más agresivos que existen, más que todo porque las personas no son conscientes que lo padecen, sus primeros síntomas pueden ser la apariciones de llagas o abultamientos o ulceras blancuzcas que aparecen en la boca y se prolongan por mucho tiempo, cuyo factor de riesgo más acentuado es el consumo de tabaco y de bebidas alcohólicas.


Entradas populares