Cómo cuidar el sistema respiratorio


Se conoce como sistema o aparato respiratorio a la serie de órganos que todos los seres vivos poseen, por el cual se denomina la función más vital del organismo: la respiración.



Los órganos que componen el sistema respiratorio humano son los pulmones los cuales son considerados los principales que a su vez están formados por bronquios, bronquiolos y los alveolos pulmonares, las fosas nasales, la boca, faringe, laringe, tráquea, epiglotis, músculos intercostales,  y el diafragma.


Mediante este sistema se lleva a cabo la respiración, que es un proceso que ocurre en el organismo de manera natural e involuntaria, que consiste en obtener oxigeno de la atmosfera  para ser absorbido por las células del cuerpo y luego expulsar el dióxido de carbono producido por el mismo metabolismo celular.


El proceso de la respiración consta de 2 fases: la inhalación y la exhalación.  La inhalación es aquella fase en la que los pulmones se expanden para tomar el aire y el oxígeno que será utilizado por el organismo; y la exhalación ocurre cuando los pulmones se desinflan y expulsa hacia el exterior el aire en forma de dióxido de carbono. Estos procesos también son conocidos como inspiración y espiración.


La función del aparato respiratorio es la más vital debido a que cuando el oxígeno entra en el organismo, es absorbido en la sangre por los alveolos pulmonares y este lo distribuye por todo el organismo para otorgarle a las células el oxígeno necesario del cual dependen para vivir.


La función del aparato respiratorio se lleva a cabo de la siguiente manera: primero se inhálala el aire y oxigeno logrando que la caja torácica se ensanche debido a la expansión de los pulmones, aire entra por la nariz y los cornetes nasales, pasan por la faringe y laringe hasta llevar a la tráquea llegando a los bronquios y finalmente a los pulmones.


Una vez en los pulmones los alveolos pulmonares que están conectados directamente al corazón, se encargan de intercambiar el oxígeno inhalado y ocurre el intercambio entre oxígeno y el dióxido de carbono, el cual se elimina del organismo mediante la exhalación o espiración.


            Como todo órgano del cuerpo humano, está expuesto a padecer de enfermedades y complicaciones las cuales son ocasionadas por bacterias o virus y si no son tratadas de la manera correcta a tiempo pueden complicarse y en casos más extremos ocasionar el deceso de la persona, entre las más comunes se encuentran:

·         La gripe o resfriado común: es una enfermedad infección de origen común.


·         La rinitis: esta enfermedad ocurre por resfriados constantes donde las fosas nasales se ven irritadas.


·         La rinosinusitis: es cuando los senos paranasales se ven infectados por bacterias de manera sucesiva.

·         La faringitis: ocurre debido a infecciones virales más comunes en donde se compromete la garganta, ocasionando fiebre.


·         La amigdalitis es un proceso que ocurre cuando las amígdalas se encuentran infectadas

·         La bronquitis: ocurre cuando se inflaman las vías respiratorias que conducen adentro del pulmón, por infecciones causadas por virus o bacterias, en muchos casos por otros agentes irritantes como productos químicos o el humo del cigarro.


·         El asma: ocurre cuando se obstruyen las vías menores causando insuficiencia respiratoria.


·         La tuberculosis: esta enfermedad ocurre mediante la infección producida por el bacilo de Koch.


·         La enfisema: causada por la inhalación del humo del tabaco.

·         La neumonía: es causada por la inflamación de los pulmones que a su vez se debe a la presencia de algún microorganismo.


·         La Silicosis: esta enfermedad de genera debido a la constante inhalación de productos químicos o industriales.

·         El cáncer del pulmón.



·         La Fibrosis quística: es una enfermedad de carácter genético que afecta a los pulmones.

¿Cuáles son los cuidados del sistema respiratorio que debemos tomar?


Existen diversas maneras de cuidar el sistema respiratorio, aquí presentamos unas de ellas:
·         Aprender a respirar: si, aunque es una función innata de los seres humanos muchos, e incluso la mayoría de las personas no respiran debidamente, de manera que lo hacen limitadamente ocasionando cansancio y alterando los nervios.

·         Inhalar de manera profunda y calmada por la nariz ya que muchas personas tienden a respirar por la boca.

·         Tener una buena postura corporal, donde la columna vertebral y el diafragma estén erguidos.

·         Realizar actividades físicas, como los ejercicios ayudan a respirar profundo, y desarrollar la capacidad de los pulmones.


·         Evitar los lugares o sitios cerrados donde el aire no puede transcurrir libremente.

·         Evitar transitar por lugares muy contaminados de gases y humos
·         Abrigarse del frio y la lluvia.

·         Mantener las fosas nasales limpias.


·         Evitar el contacto directo o la cercanía con personas que estén enfermas o padezcan cualquier enfermedad viral o infecciosa, y de hacerlo cubrir las vías respiratorias como la boca y la nariz

·         Cubrirse la boca y nariz a toser o estornudar evitando infectar a las demás personas.


·         Evitar el consumo de cigarrillos, tabacos o pipas.

·         Alejarse de aquellas personas que fuman.


·         Utilizar tapabocas en lugares muy transcurridos o transitados y de espacio reducidos por ejemplo en los trenes, ascensores de hospitales.

·         Realizar el mantenimiento adecuado a los filtros de aires o ventiladores ya que allí se acumulan diferentes residuos dañinos.


·         Utilizar mascarilla o tapaboca para la limpieza del hogar, barrer o quitar el polvo porque las pequeñas partículas pueden penetrar por la nariz o boca y atorarse en los pulmones.

·         Las mujeres debe de utilizar tapaboca cuando vayan a la peluquería o al salón de belleza, ya que el humo que produce las planchas y secadores perjudiciales y se absorben rápidamente por la garganta, al igual que al aplicarse los productos químicos, como desrices, tintes, o tratamientos capilares que estén basados en químicos como el peróxido.


También aquellos químicos que se utilizan en la manicure y en la colocación de uñas postizas como el acrílico afectan tanto a la estilista, al cliente como a las personas a sus alrededores.


Evitar almacenar en los hogares productos que expidan fuertes olores químicos como por ejemplo los cauchos o neumáticos, plásticos, productos de limpieza en grandes cantidades como desgrasadores y desinfectantes.
















Entradas populares