Consejos para el hígado graso


El hígado es un órgano de principal importancia, no solo está presente en el cuerpo humano, también se encuentra como parte del organismo de muchos animales, mayormente de aquellos que llaman vertebrados.



            La función principal de este órgano es asimilar y digerir las grasas que entran en el organismo por medio de la producción de una sustancia amarga y amarillenta llamada bilis, así como también sintetiza y asimila las proteínas y vitaminas que contienen los alimentos, desintoxica y purifica la sangre eliminando toxinas y sustancias perjudiciales como por ejemplo el alcohol. Es un órgano imprescindible para la vitalidad del organismo.



            Su pego es de un kilogramo y medio (1500 gramos) aproximadamente, y se ubica en la parte superior del abdomen, del lado derecho muy cercano al corazón lo cual es dividido por el diafragma torácico. Es forma triangular, consistencia blanda y posee una superficie lisa, con proporciones aproximadas a unos 25 centímetros de ancho, 15 centímetros de alto y 8 centímetros de grosor.



            Este órgano sufre de una patología muy común en las personas actualmente, llamada esteatosis hepática o popularmente conocida como hígado graso. Esta enfermedad se origina por la concentración excesiva de ácidos grasos  y triglicéridos, a un nivel por encima de lo que los médicos especialistas consideran normal.



            Esta afección se produce cuando el hígado incapacita su función de eliminar los triglicéridos y ácidos grasos, por lo cual si se le observa a través de un microscopio podría detallarse como las distintas células que componen el hígado llamadas hepatocitos contienen pequeñas gotas o acumulación de materia grasa.



            Las complicaciones de esta enfermedad surgen cuando el hígado aumenta de tamaño o se inflama, denominado Hepatitis y hepatomegalia.  Aunque pueda parecer sorprendente en muchas ocasiones hay personas que presentan un cuadro de esteatosis hepática leve, en la cual el hígado posee una pequeña acumulación de grasa debido a la alimentación que se lleva, esto no suele ser de gran alarma ya que ni siquiera se producen dolores ni inflamación.



            EL hígado graso es una patología médica mayormente de origen benigno, que en la mayor parte del tiempo se mantiene estática y no evoluciona o empeora su estado.



Pero desde el momento en que se es detectada mediante un eco abdominal, hay que ser precavidos y empezar a cambiar la dieta que se mantiene, eliminando no de manera tan drástica la grasa que se consume.



Esto es con el propósito de que la condición no empeore o se agrave convirtiéndose de una esteatosis leve a una esteatohepatitis, acumulándose gran cantidad de grasa en el hígado, de tal manera que aumente su tamaño y se inflame; ya que esta complicación puede originar una enfermedad incluso más grave como la cirrosis o el cáncer de hígado.


Entre las causas del hígado graso las más comunes son:

  • ·         Niveles de colesterol elevado: unos triglicéridos y colesterol alto denota que hay una posible causa de cumulo de grada en el hígado.

  • ·         Trastornos del páncreas: como la diabetes y la resistencia a la insulina debido a que estas afecciones causan acumulación de grasa

  • ·         El consumo frecuente de cierto tipo de medicamentos: como los antiretrovirales y los estrógenos

  • ·         El consumo excesivo de alcohol 

  • ·         Obesidad y sobrepeso: eso se debe a que el organismo acumula más cantidad de grasa de la necesaria.



Síntomas del hígado graso

 Generalmente los síntomas del hígado graso suelen ser poco perceptibles, a tal punto que la mayoría de las personas que padecen de esta patología aseguraron haber sido complemente asintomáticos.




En muchas ocasiones se descubre el padecimiento de la enfermedad por medio de algún examen de rutina cuyo objetivo no era precisamente detallar el estado del hígado, bien sea por una ecografía abdominal o algún examen físico en cual el especialista palpa la zona del abdomen y se percate de que el hígado ha aumentado de tamaño o se encuentra inflamado.


 De igual manera, hay otras personas que si han presentado síntomas o molestias en relación al hígado graso y se han manifestado de esta manera:

·         Con un fuerte dolor o una fuerte presión en el área abdominal

·         Una acentuada sensación de pesadez luego de comer

·         Fatiga

·         Jaqueca

·         Malestar general

·         Pérdida de peso

·         Disminución del apetito

·         La piel y las mucosas se pueden tornar amarillentas debido al aumento del nivel de bilirrubina en la sangre, esto es conocido como ictericia.

 

Como limpiar un hígado graso

·         Manteniendo una dieta adecuada libre de excesos de colesteroles, harinas, azucares, alimentos procesados o embutidos con el fin de eliminar la grasa o disminuir su nivel.



·         Evita el consumo excesivo de alcohol: está comprobado que el alcohol en la sangre ocasiona el cumulo de grasa en el hígado, además degenera las células del organismo. Es responsable de enfermedades graves como la cirrosis.


·          Ir a  un nutricionista de vez en cuando que ayude y oriente hacia mantener el habito de la buena alimentación, se recomienda el consumo de muchas frutas y vegetales.


·         Ejercitarse: sobre todo si es una persona con sobrepeso, las actividades físicas regules queman carbohidratos y disminuyen el nivel de grasa, además de eliminar toxinas y otros agentes que perjudiquen al organismo, dedicar unos al menos unos 40 minutos 3 o 4 veces a la semana es una buena manera de obtener una condición física sana y combatir la obesidad.

 Existen además algunas recomendaciones naturales y remedios caseros que son buenos para curar o eliminar el hígado graso:


·         Planta de Cardo Mariano: contiene una sustancia llamada silimarina la cual regenera y protege las células que componen el hígado. Se pueden consumir mediante capsulas o extractos líquidos que se pueden conseguir en cualquier tienda naturista o botánicas.


·         La alcachofa y diente de león: hacer o infusiones de estos dos elementos es una manera fácil y natural de eliminar la grasa que se posa en el hígado.



·         Té verde: aunque es conocido mayormente por sus propiedades antioxidantes también, si consume en cantidades considerables acelera el metabolismo y ayuda a quemar grasa.
·         Beber líquido: se recomienda consumir una buena cantidad de agua, además de jugos naturales, o jugos con propiedades antioxidantes.



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

 

 









           


Entradas populares